sábado, 31 de octubre de 2009

El hábito diario del estudio

.
El colegio de nuestro hijo (8 años) ha propuesto el cambio de horario escolar para implantar la jornada matinal, pero tenemos muchas dudas respecto a la idoneidad de este horario para su educación.

Según este artículo publicado en el mundo.es, “La mayoría de los jóvenes españoles estudian pocas horas, mal y tarde”:

“No se estudia suficiente -aclara Francisco Arroyo (psicólogo y profesor de técnicas de estudio)- porque los chavales ni saben ni tienen la motivación para hacerlo…” ; “… estudiar es algo más que hacer los deberes, advierte Arroyo, quien tiene muy claro que entre los jóvenes no abunda el hábito "diario" del estudio”.

Con la jornada continuada, los alumnos tienen las tardes libres, pero no suelen aprovecharlas para estudiar. En el articulo, Estela D'Angelo (profesora del departamento de Didáctica y Organización Escolar en la Facultad de Educación de la Universidad Complutense) recalca "los chicos no saben estudiar porque no lo aprenden desde edades tempranas… y ello contribuye al fracaso escolar…”, Charo Pérez Molina (profesora de educación infantil y secretaria de Comunicación del sindicato FETE-UGT), recalca “la importancia de introducir hábitos de estudio desde la escuela primaria” y Carlos Javier Ruiz Yébenes (presidente de la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (CANAE), alude a “la necesidad de inculcar el hábito diario ya desde la escuela, a muy temprana edad.”

Quizás, la jornada matinal pueda favorecer a los niños cuyos padres no trabajan por las tardes, disponen de medios económicos para pagar actividades extraescolares a sus hijos y están en casa por las tardes para motivarlos a estudiar y controlar que no pasen demasiado tiempo con el televisor o los videojuegos.

Pero la mayoría de las familias en España trabajan por las tardes, y si no disponen de recursos para pagar cada día actividades extraescolares, es probable que sus hijos pasen la tarde solos en casa, sin la presencia de sus padres para motivarles a hacer los deberes y controlar el tiempo que pasen ante el televisor o el ordenador.

El psicólogo Francisco Arroyo advierte: “La tarea no es fácil. "Ahora, el problema es más grave, porque la oferta de ocio, de entretenimiento es mucho mayor que antes"; "El estudio compite con el 'messenger', con 'tuenti'... con la televisión y los videojuegos. Antes los padres tenían la autoridad suficiente para decirle a su hijo que se pusiera a hacer los deberes. Ahora, la mayor parte ni siquiera están en casa cuando sus hijos vuelven del colegio. Es un grave problema social".

Mi esposa y yo trabajamos por las tardes, así que nuestro hijo debería pasar muchas horas solo en casa y no estaríamos para motivarle a estudiar, ni para controlar si gestiona adecuadamente su tiempo libre. Nos parece que la jornada matinal no sería una mejora para su educación.
.

11 comentarios:

Irene dijo...

Mi hijo tiene la jornada única y pasa las tardes con sus abuelos porque trabajo hasta las siete. Mis padres ya son mayores y no pueden ayudarle en sus estudios.

Pili dijo...

Varias madres de compañeros de clase de mi hija de 15 años, están preocupadas porque sus hijos no hacen los deberes. Y no será por falta de tiempo, porque tienen todas las tardes libres.

Anónimo dijo...

Creo que los niños deben adquirir el hábito de estudio en primaria, que el horario continuo perjudica a los niños que no pueden estar con sus padres por las tardes, y que el horario partido se ajusta más a las necesidades de los menores, porque aprenden mejor en dos sesiones, que concentrando sus clases por la mañana.

María dijo...

Tengo dos hijos adolescentes y en mi opinión, muchos jóvenes desaprovechan el tiempo libre que tienen por las tardes, porque en vez de estudiar, prefieren salir con los amigos o pasar horas delante del ordenador o del televisor. Cuando los alumnos tienen la jornada partida, están obligados a volver al instituto por la tarde, y estas horas son más productivas para muchos de ellos.

José Antonio dijo...

El problema de la jornada única es que los niños tienen que descansar más a menudo durante la mañana, para poder mantener la atención en clase. Al final, tienen menos horas lectivas y más deberes en casa, para no tener retraso y poder cumplir con el programa.

Por lo tanto, los alumnos con jornada única necesitan todavía más apoyo extraescolar, que sus compañeros con jornada partida.

10 minutos de descanso diarios representan 50 minutos menos de clase a la semana o unas 3 horas y 20 minutos al mes (200 minutos).

Lorena dijo...

Excelente entrada. Estoy de acuerdo. Nosotros también trabajamos por las tardes y nuestros hijos deben esperarnos en casa. Pero con la jornada partida esta espera es de unos quince minutos, en cambio con la jornada continua sería de unas dos horas y cuarto.

un padre dijo...

¿Cómo van a enseñar hábitos de estudio a sus hijos, los padres inmigrantes que apenas hablan nuestro idioma y carecen de formación académica? Y si además, no disponen de recursos suficientes, no pueden apuntarlos a actividades extraescolares o a clases de apoyo en una academia privada.

Bart dijo...

En mi opinión, interviene un factor cultural: en España nos gusta divertirnos, tenemos muchas fiestas, los jóvenes empiezan el fin de semana el jueves por la noche, los botellones… La amplia oferta de ocio y la jornada escolar única, no ayudan a que los estudios sean prioritarios para los chavales: por la mañana se concentran los estudios para tener toda la tarde libre. Ir a la escuela parece una simple formalidad.

Y si no se enseñan hábitos de estudios a los niños cuando son pequeños, difícilmente los adquirirán de mayores.

Por esto creo que la jornada partida es mejor para los niños, porque aprenden que la tarde no sólo es para divertirse, sino que también hay que estudiar. Con el horario partido, las horas lectivas son las mismas pero se distribuyen de forma más racional, más coherente.

Grupo Jornada Escolar Continua y Partida dijo...

Hola a todos,

Por si interesa, éstos son los links de algunas webs sobre hábitos y técnicas de estudio:

Formas de motivar a los estudiantes
Los hábitos y el estudio
Guía padres y técnicas de estudio
Técnicas de estudio

Un saludo.

Pablo dijo...

Creo que el recorte de las horas lectivas para que los niños puedan descansar un poco durante la mañana es un gran problema: tenemos los mismos métodos de enseñanza, los mismos contenidos pero menos tiempo lectivo.

El ejemplo de José Antonio es significativo: 3 horas y 20 minutos menos al mes es mucho tiempo y hay que recuperarlo como sea. Parece ser que la solución es dar más trabajo para hacer en casa, así que los niños tienen más deberes, lo que perjudica enormemente a los alumnos con dificultades que no pueden recibir apoyo extraescolar.

AlejandrA dijo...

Mi hijo tiene 15 años, y entre los alumnos de su clase hay un gran debate: ¿cómo se utiliza una agenda?

El dilema es el siguiente: ¿hay que escribir las tareas en la página del día en que el profesor da los deberes, o hay que apuntarlos en la página del día en el que está previsto entregar el trabajo o hacer el examen?… Algunos lo tienen claro, otros discrepan y unos pocos están confusos…
Una madre me explicó que su hija de 15 años es todavía pequeña y aún no sabe utilizar una agenda. Hablo en serio: hay adolescentes que no saben utilizar una agenda eficazmente. Entonces, ¿cómo van a organizarse para estudiar?

Los alumnos tienen que adquirir los hábitos de estudios y aprender las técnicas en primaria. Y algunos padres, quizás, estamos sobreprotegiendo a nuestros hijos.